Editorial

untitled
Versión en pdf pinchando en el logo

Bienvenidos a este segundo número de Africaneando. Con el apoyo de lectores, autores y organizaciones que nos ayudan con sus mensajes entusiastas, nace esta nueva edición que, en buena parte, se nutre de colaboraciones que han respondido a nuestra llamada. De modo que vaya por delante nuestro agradecimiento por vuestro interés, comentarios y ánimo, que extendemos al conjunto de colaboraciones que no han tenido cabida y que esperamos puedan aparecen en próximos números.

Este segundo número ha crecido en contenido, lo que consolida un poco más la propuesta y sienta las bases, de forma más clara, de nuestras inquietudes y posicionamientos. Sin voz propia ni ánimo unidireccional, Africaneando quiere ser uno más de los diferentes altavoces que amplifican la heterodoxia de África para desmontar prejuicios y derrocar lastres de colonialismo cultural. Un poso racista nada caduco y mucho más activo de lo que aparenta. Por eso no nos conformamos con mirar y oír, sino que tratamos de ver y escuchar. Esto implica deshacerse de prejuicios y clichés, de lo que se obtiene una doble contrapartida. De una parte, nos asomamos a África con mayor equidad, y de otra, como apunta Antonio Marco Graco en su artículo sobre los zoológicos humanos, atisbamos con espíritu crítico nuestra propia imagen especular, igualmente distorsionada. Y es que a menudo las deformaciones que generan ruido y confusión están tan incrustadas que cuesta darse cuenta. Por ejemplo, la expresión “África subsahariana”, aceptada unánimemente hasta por muchos de los académicos más combativos contra el tópico. Como queda reflejado en la denuncia de Herbert Ekwe-Ekwe, el denominativo no es ni casual ni inocente, y si trasladamos la lógica que sustenta tal expresión, tendríamos que referirnos a la Península Ibérica como Europa subpirenaica. Un sinsentido que sólo nos permitimos, una vez más, con la estigmatizada África…

Desde Africaneando, pretendemos contribuir a derribar este telón de acero que impide mirar de un modo más justo, lo que no significa que orillemos problemáticas acuciantes. De ellas también nos hacemos eco en este número: Miguel Ángel Prieto Vaz desgrana en un extenso artículo la desmovilización de combatientes en países como Burundi. Schauzeri suscribe una reseña de los blogueros africanos que comentan las crisis políticas que afectan a Níger y Nigeria. Oscar Escudero aborda libros y testimonios que recogen las tribulaciones de los que se juegan la vida tratando de alcanzar Europa.

Sólo que además de todo esto, en este número encontraréis más aspectos, a menudo edificantes –sobre todo y por encima de todo- para los africanos, o puramente deleitosos, inclusive para los oriundos de la Europa subpirenaica. Nos referimos a la tesis de Lazare Ki-Zerbo sobre la necesidad de que no se diluya el ideal ético del panafricanismo o al alegato tan encolerizado como esperanzado de Njoki Ngumi, pidiendo coraje a los jóvenes kenianos para que actúen contra unos líderes corruptos. Y, más allá de lo político y lo social, recogemos una muestra de la pujanza del arte dentro de un continente inabarcable, a través de los artistas Billie Zangewa y Ramón Esono, con quienes hemos tenido el privilegio de conversar. Sirva la cautivadora música de Vincent Ségal y Ballaké Sissoko, que Dídac Lagarriga trata de atrapar con palabras a sabiendas que los sonidos de la kora y del chelo se escurren igual que el agua, como puerta de entrada y banda sonora para celebrar con todos vosotros este nuevo intercambio.

Muchas gracias,

Equipo de redacción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: