Editorial

untitled
Versión en pdf pinchando en el logo
Muchas veces hemos hablado – y criticado – desde estás páginas (y desde oozebap más generalmente) sobre la falta de atención que recibe el continente africano en los medios de comunicación españoles y occidentales. Sin embargo, no ha sido este el caso durante el mes que ha durado la competición deportiva celebrada en Suráfrica en la que, además de los goles de Villa y los besos a Casillas, numerosos medios han aprovechado la ocasión para escribir, radiar y televisar numerosas crónicas y mensajes sobre y desde el continente africano. Algo por lo que alegrarse, pensarán algunos; pues no sabemos. Ya que en Africaneando no somos de la opinión de lo importante es que se hable se uno – aunque se hable mal. Todo lo contrario, porque a menudo África está poco representada, es cierto. Pero es más cierto aún que el principal problema es la representación errónea (o malintencionada) del continente, llena de clichés, prejuicios y manipulaciones que contribuyen a una visión distorsionada del continente.

Sirvan como ejemplo de cómo puede pensarse el continente sin caer en estos clichés, los contenidos de este tercer número. Como decíamos, este verano mucha de la atención mediática se ha centrado en Suráfrica, y sin embargo muchas de las cosas que creemos conocer sobre este país, a menudo presentado como ejemplo de una milagrosa transición post-apartheid, son susceptibles de ser vistas desde otro punto de vista: esto es lo que hace Mphutlane wa Bofelo, quien escribe sobre “La otra cara del mágico Madiba”. Otro ejemplo de una historia con gran visibilidad en diversos medios de comunicación es el caso de Ruanda. Sobre el conflicto de los Grandes Lagos y el genocidio de Ruanda de 1994 se ha escrito mucho – y sin embargo a menudo estos medios han sido vehículo (de manera consciente o no) de la propagación del negacionismo del genocidio. Una opinión minoritaria a nivel internacional, pero que recibe numerosa atención. Por ello decidimos traducir las puntualizaciones de Gerard Caplan y sus denuncias de las distorsiones negacionistas, imprescindibles y rigurosas.

Además, en este número podréis encontrar también tres artículos centrados en un país, Somalia, que si bien recibe atención esporádica por parte de los medios, esta en general se centra en mencionar piratas, terroristas y caos. En un claro contraste con esta tendencia, incluimos aquí tres artículos sobre la poesía somalí: una introducción al tema a cargo de Martin Orwin -donde, además, pueden escucharse también tres poemas-, otro de Said Fahiye, con la pregunta de quién descubrió la estructura métrica de la poesía somalí, y un último, para cerrar el monográfico somalí, de Liban Ahmed.
Continuando con la literatura, algo en que hemos querido hacer especial hincapié en este número, Oscar Escudero nos ofrece un interesante artículo sobre tres grandes libros de la literatura nigeriana moderna, con los que el autor elabora un collage del país. También os ofrecemos la tercera y última parte de la novela de José Antonio López Hidalgo “El Filo de la Herida”.
Finalmente, y como en cada número, intentamos completar algo más esta panorámica de la realidad y actualidad del mundo de la cultura de los diversos países africanos con diversas reseñas. Además de la novela “El Fuego de los Orígenes”, en la que el escritor congoleño Emanuel Dongala, retrata de forma magistral los cambios traídos por la colonización, el nigeriano Bunmi Oloruntoba nos ofrece una pequeña introducción a otro campo de la cultura africana que – como es el caso de la poesía – no disfruta de mucho espacio en los medios y circuitos culturales mayoritarios. En este caso son los cómics – o novelas gráficas – la herramienta elegida por diversos artistas del continente, en su mayoría de países francófonos para retratar su experiencia vital y la de sus países, proporcionar un mordiente comentario a la actualidad política o, simplemente, para llegar a fin de mes. También, y con motivo de la exposición celebrada en Barcelona, hemos tenido la oportunidad de conversar con otros artistas – en este caso visuales y en su mayoría egipcios – sobre el estado del mundo del arte contemporáneo en el Mediterráneo que – no hay que olvidarse – nos comunica con África. Es decir, una gran variedad de temas y artículos que no hacen sino ofrecer pequeño retazos de la cultura y la actualidad de un continente que es cuna de la humanidad y – como señala Eugenio Nkongo Ondó en su “Síntesis sitemática de la filosofía africana”, reseñada también en este número – epicentro de los primeros sistemas de pensamiento. Métodos y filosofías que influenciaron (y no de manera ligera) a los pensadores griegos –algo que, sin embargo, no suele señalarse.
Muchas gracias,

Equipo de Redacción

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: