El ‘Kebra Nagast’ – libro sagrado de la tradición Etíope y Biblia secreta para los Rastafaris

Lorenzo Mazzoni*
untitled

“No llores más. Ya que el León de la tribu de Judah ha vencido,
el brote de David.
Él puede abrir el libro y desatar los siete sellos”
(Apocalipsis 5,5)

La Gloria de los Reyes de Etiopía
El libro “Kebra Nagast, la Biblia secreta del Rastafari” es la primera traducción al castellano de un antiguo texto de Etiopía (escrito en el siglo IV d.C. aproximadamente), cuyo titulo “Kebra Nagast” en amárico (idioma etiope arcaico) significa ‘la Gloria de los Reyes’.
Dicho texto se ha traducido a lo largo de los siglos en varios idiomas, pero resultaba imposible encontrarlo hasta ahora en una edición en castellano: las únicas publicaciones relativas al Kebra Nagast en España databan del siglo XVI, y se trata de dos ediciones incompletas que se limitan a pocos capítulos – traducidos probablemente de portugués a castellano (publicadas en Toledo, 1528; y Barcelona, 1547).
Hoy en día el Kebra Nagast está publicado en inglés en dos ediciones, la de Gerald Hausman publicada por St Martin Press (Nueva York, 1997) y la de Miguel F. Brooks, por Red Sea Press (Lawrenceville, 1995). En francés hay una publicación más reciente (septiembre 2007) traducida por el Dr. Samuel Mahler, conocido estudioso de historia religiosa. El texto se encuentra también online en internet, en la mejor traducción al inglés, la más fiel al texto amárico, realizada por Sir. E. A. Wallis Budge en 1922 (en la página: sacred-texts.com/chr/kn).
En italiano el Kebra Nagast se encuentra en una edición que he traducido yo mismo y que la editorial “Coniglio editore” ha publicado en julio del 2007 (“Kebra Nagast, La Bibbia Segreta del Rastafari”). En el año 2010 finalmente he traducido el libro también al castellano, publicado el pasado junio por la editorial “Corona Borealis” de Málaga.
Todas las publicaciones del ‘Kebra Nagast’ en circulación en diferentes idiomas han encontrado un éxito notable con el público (por ejemplo la traducción al italiano se ha vuelto a imprimir dos veces en menos de tres años, vendiendo en tan poco tiempo más de cuatro mil copias) y también muchos lectores de habla española están interesados desde hace tiempo en encontrar una traducción del Kebra Nagast en castellano; tanto en España, cuanto en varios países de Latinoamérica, miles de personas han estado interesadas en la traducción de este texto, anticipándose a la salida del libro en castellano.
De hecho resulta casi increíble que un texto como éste aún no se encontrara traducido al castellano: pero el éxito que está cosechando en los lectores el libro ‘Kebra Nagast’ en las ediciones de todo el mundo, confirma las expectativas: se trata de un texto muy importante.
¿Por qué puede ser hoy en día tan importante un libro etiope del siglo IV d.C.?
Porque este antiguo texto cuenta la historia del hijo del hombre desde Adán hasta Jesucristo; porque narra y explica la interesante tradición religiosa del antiguo Imperio de Etiopía, cuyo ultimo Rey es el Negus Haile Selassie I; pero sobre todo porque se trata del texto sagrado de un movimiento espiritual que se afirma cada vez más y en más países, gracias a la música ‘Reggae’ y a cantantes como Bob Marley: el movimiento Rastafari.
Antiguo y sagrado texto Africano

“Etiopía extenderá sus manos hacia Dios”
(Salmos 68, 32)

arcaUn primer borrador de este texto antiguo de Etiopía fue compilado entre el siglo IV y el siglo VI, pero la recopilación definitiva data del siglo XIII.
El Kebra Nagast relata temas históricos y de importancia religiosa, pero también arqueológica, porque explica como se desarrolló el movimiento de la dinastía real de Israel, desde Jerusalén hasta Etiopía (antes conocida como Saba o Sheba), es decir el desplazamiento simbolizado por el traslado del Arca de la Alianza, que contiene el Decálogo, a Etiopía. Este Arca desde el padre Salomón, Rey de Israel, pasa a las manos de su hijo (fruto de la relación con Makeda, la Reina de Etiopía), llamado Bayna-Lehekem y coronado Rey de Etiopía con el título de David II (y de Menyelek I), probablemente a finales del siglo X a.C.
Junto con el Arca entonces se desplazan a Etiopía también la monarquía teológica, la descendencia bíblica y la Sabiduría. Esto es básicamente lo que este ‘revolucionario’ libro argumenta, recopilando conjuntamente textos judíos del Antiguo Testamento con Evangelios cristianos, con extractos del Corán y otras leyendas árabes, y también con textos considerados apócrifos.
El Kebra Nagast por tanto puede definirse una ‘re-lectura’ de escritos principalmente bíblicos, y documenta que: “… una vez todo el mundo estaba compuesto por tres reinos […], dirigidos por tres Reyes, los tres hijos de Salomón…”, y que hubo un largo período en que: “Los reyes de todo el mundo entonces conocido descendían de Shem”. También sostiene que el Arca de la Alianza se encuentra aún en Etiopía (cerca de Axum, o Lalibela), y conecta la descendencia Salomónica (es decir la línea de David, Moisés, Abraham, Adán) con la dinastía real de Etiopía, sin interrupciones hasta el moderno y último Rey de Etiopía, Ras Tafari Makonnen, coronado Emperador en 1930 con el título de Negus Haile Selassie I (que significa ‘Poder de la Santa Trinidad’).
Esto es exactamente el significado de ‘La Gloria de los Reyes’: la continuidad de la dinastía de los Reyes de Israel y Etiopía, representada por el Arca de la Alianza (es decir el Tabernáculo de la Ley de Yahvé). Un texto lleno de interés cultural (filológico, antropológico, bíblico), de fascinantes preguntas arqueológicas y de profecías.
Un libro como un viaje, podría decirse: desde Etiopía hasta Jamaica, para llegar al culto espiritual (nacido en el Caribe gracias al sueño de un Rey Negro, Haile Selassie I, de una África libre y poderosa y de una Etiopía heredera de Israel) conocido como Rastafarismo, un símbolo de emancipación de la esclavitud. Promovido por personas como Marcus Mosíah Garvey (fundador en principios del siglo XX del movimiento de liberación llamado UNIA -Universal Negro Improvement Association), o más recientemente como el cantante Bob Marley y otros grupos de música Reggae: el movimiento Rastafari está uniendo cada vez más simpatizantes, seguidores y fieles por todo el mundo.
Texto sagrado de esta cultura religiosa es el libro “Kebra Nagast” y considerando que desde hace años los creyentes Rastafaris se han difundido también fuera del Caribe (sobre todo en Latinoamérica, y aún más en Europa), era hora que su ‘Biblia’ fuese publicada también en castellano.
Desde Ge’ez, al Amárico y Árabe (entre IV y XII siglo d. C.) hasta inglés, francés, portugués y alemán, a partir del siglo XVI el Kebra Nagast fue trascrito, traducido y publicado en distintos momentos y lugares, pero casi nunca completamente. Hasta el 1922 cuando por fin fue impreso íntegramente en el Reino Unido, en sus 117 párrafos traducidos al inglés por Sir E. A. Wallis Budge, Profesor de Historia judía en Cambridge y director del Departamento de antigüedades Egipcias y Asiriología del Museo Británico: desde esta edición del 1922 el dr. Mazzoni ha realizado su trabajo de traducción al castellano.
rasta

La Biblia secreta del Rastafari

“Un Rey negro será coronado en África,
ya que el día de la liberación está cercano”
(Hon. Marcus Mosiah Garvey)

El Kebra Nagast nació como resultado de diversas transcripciones (realizadas en Etiopía durante los primeros cuatro siglos de la era cristiana) de escrituras sagradas sionistas. La base es el Antiguo Testamento, junto con escritos rabínicos, con leyendas tradicionales (principalmente etíopes y coptas, y también del Egipto antiguo), con comentarios del Corán e historias de la tradición árabe (en particular de Palestina y Siria -p. ej. ‘El Libro de Bee’), y con libros Cristianos considerados apócrifos (como ‘El Libro de Adán y Eva’, ‘Kufale’, ‘Las instrucciones de San Pedro a su discípulo Clemente’, ‘La vida de Ana madre de la Virgen María’, ‘El Libro de la Perla’, ‘El ascetismo de Isaías’, etc.).
Esta recolección de textos sagrados comenzó a circular en forma completa, con la redacción en la antigua lengua de Etiopía (es decir el Ge’ez, idioma propio de los Aksumitas: se trata de la lengua precedente al Amárico), desde el siglo VI d.C., probablemente compilada por un sacerdote copto y finalmente titulada ‘Kebra Nagast’ (o Negast): literalmente La Gloria de los Reyes.
El libro fue posteriormente traducido al árabe, al etíope moderno y luego en otros idiomas, hasta llegar a Jamaica como texto sagrado muchos siglos después (tras la abolición de la esclavitud, a finales del siglo XIX); inicialmente a través de la predica de sacerdotes de la “Iglesia Ortodoxa de Etiopía” y luego gracias a la redacción en Inglés de E. A. Wallis Budge, publicada en Londres en 1922 por “The Medici Society” con el subtítulo “La Reina de Saba y Su único hijo Menyelek”.

Temáticas principales

“Ecce Crucem Domini, Fugite partes adversae!
Vicit Leo de tribu Iuda, Radix David! Alleluia”
(Obelisco Vaticano, Roma)

La primera parte del Kebra Nagast (capítulos del uno al treinta) presenta historias muy similares respecto a los temas bíblicos: desde Adán y sus hijos Abel, Caín y Seth; a Noé, que en un diálogo místico recibe del Creador protección futura; hasta Abraham, que es enviado adolescente a vender ídolos paganos y en cambio los destruye, así que su unión con Yahvé se revela inmediatamente en el arco iris para él, y para sus descendientes en el Arca de la Alianza (construida según los dictados comunicados por el Todopoderoso a Moisés en el Monte Sinaí – y llamada por lo tanto ‘Zión’).
Pero sin duda para los creyentes Rastafari la clave del libro está en el encuentro entre el Rey de Israel Salomón y Makeda la Reina del Sur (de Sheba –o Saba, el antiguo nombre de Etiopía), que “enamorada de su sabiduría aborda el largo viaje hasta Jerusalén para reunirse con él y aprender de sus virtudes”. El encuentro entre los dos soberanos se describe también en la Biblia (1 Reyes 10: Visita de la Reina de Saba; 2 Crónicas 9: La gloria de Salomón), con la diferencia de que el Antiguo Testamento no menciona ni su relación, ni su hijo Bayna – Lehkem.
En la narración del Kebra Nagast en cambio, el profundo y apasionado diálogo entre los dos regentes es importante por varias razones: en primer lugar la Reina Makeda decide que desde entonces no adorará más al Sol (al igual que sus antepasados), sino a su Creador, el Dios de Israel, como Salomón (y esto representa la transición de una arcaica devoción, hacia un monoteísmo moderno). Además, gracias a una ocurrencia lúdica concebida por el Rey, los dos pasan la noche juntos y al día siguiente por la mañana Salomón tiene una visión premonitora… Antes de que Makeda regrese a su reino, el Rey le da un anillo especial para donarlo al posible fruto de su amor: de su unión de hecho nacería un niño, Bayna-Lehkem (dijo Ebna Hakim -Hijo del Sabio), posteriormente coronado primer Emperador de Etiopía con el título de Menyelek I (o Menelik I), el origen de la larga línea de los Reyes de Etiopía.
Según cuenta el Kebra Nagast, cuando Bayna-Lehkem cumple veintidós años parte en busca de su padre con el valioso anillo, para pedirle un pedazo de la cobertura de Zión (el Arca de la Alianza), así que su pueblo pudiese venerarla. Salomón le da la bienvenida con todos los honores e insiste para que su hijo siga reinando después de él, pero Menyelek decide volver a su tierra materna, acompañado por algunos israelitas que podrían asesorarle con el futuro gobierno. Sin embargo por la noche los jóvenes israelitas sustituyen el Arca de la Alianza por una copia de madera y trasladan el original a Etiopía, recorriendo en un día, en lugar de treinta, el camino hasta el Nilo: Salomón desesperado pero siempre lúcido, entiende como esto pudo suceder, consciente de que a partir de ese momento junto con Zión habría perdido también la bendición divina.
Este paso es crucial porque explica la relación entre el reino de Israel y el de Etiopía, representado por Menyelek (dicho Bayna-Lehkem, Menelik I) y por sus descendientes. Esta línea llevando directamente hasta Ras Tafari Makonnen, coronado Negus Negesti de Etiopía con el titulo de Haile Selassie I (literalmente, Poder de la Sagrada Trinidad) el 2 de Noviembre del 1930, Emperador doscientos vigésimo quinto de la dinastía Salomónica, León Conquistador de la Tribu de Judah (o Yehudá: fue el cuarto hijo de Jacob con Lía; a su estirpe pertenece David, padre de Salomón, y también Jesucristo), no sólo arroja luz sobre las raíces estrictamente bíblicas de la cultura Rastafari, sino que también propone la interesante teoría acerca del traslado del Arca de la Alianza a Etiopía, probablemente cerca de Axum (o en el templo de Lalibela), donde se encuentra todavía.
Posteriormente hay otra sección de particular importancia para los fieles Rastafari: ésta cuenta como un ángel anunció a la madre del bebé Sansón, que su hijo un día liberaría Israel de los Filisteos; el querubín le explica que Sansón tendría que crecer puro, lo más cerca posible de Dios (el concepto de pureza es muy importante en la cultura Rastafari). El Creador es generoso con Sansón por su integridad y junto con la claridad de la mente, le da una fuerza desproporcionada: pero sólo hasta el momento en que éste le desobedece, casándose con Dalila, hija de un opositor Filisteo. Entonces Dios, para castigarle, hace capturar al héroe por su propio enemigo, que le ciega y le corta el largo cabello trenzado. Sansón con sus últimas fuerzas causa la destrucción de todo el palacio donde estaba detenido, matando a sus enemigos y a si mismo.
Los últimos capítulos del Kebra Nagast están dedicados a la figura de Jesucristo, emblema de la lucha contra la inmoralidad de Roma (reino heredero simbólico de la corrupción de Babilonia, ciudad que intenta locamente asesinar al hijo de Dios). La crucifixión es para los creyentes Rastafari la presente condición social, que ve al hombre aplastado por manos depravadas, pero pronto destinado a la resurrección con el regreso a la tierra de origen y la reunión con Dios Padre, Jah (de Jahvé o Jehová) Rastafari.

¿Por qué resultaba todavía inédito en castellano?
portada La razón por la que este texto aún no estaba publicado en castellano era probablemente su ‘inoportunidad histórica’. Efectivamente el interés en diversos países europeos por la impresión del “Kebra Nagast” ha aparecido en dos momentos: una primera vez comenzó entre 1520 y 1530, hasta finales del siglo XVI, periodo en Europa de viajes y descubrimientos (de profundo interés por culturas distintas y distantes), en que el libro comienza a ser publicado en varios países y diferentes idiomas.
Pero en España sólo se pudieron publicar unos pocos capítulos, a causa de la dificultad de impresión (en pleno periodo de Contrarreforma de la Iglesia Católica) de un texto que afirma que los descendientes bíblicos de Moisés son ‘Reyes negros’ (africanos) y de hecho habla de Etiopía (Abisinia) como la tierra elegida por Dios. Fueron publicadas solamente dos ediciones incompletas, que se limitan a pocos capítulos, traducidos probablemente de portugués a castellano (Toledo 1528; y Barcelona 1547).
En manera análoga, exactamente cuatro siglos más tarde, cuando la esencia del colonialismo de nuevo estimula la curiosidad de Europa hacia los tesoros ocultos de los antiguos Imperios, en particular de África (pensemos en el desarrollo de la arqueología, especialmente egiptología), el “Kebra Nagast” se publica de nuevo, esta vez casi en su totalidad, en varios idiomas y en ediciones más recientes (entre 1922 y 1932 aproximadamente). Pero no se puede publicar un texto como éste en un país donde ya se acerca la tensión de una guerra civil: es el caso de España. Ciertamente los años treinta son protagonizados en toda Europa por una ola de mentalidad fascista y por ello ha resultado difícil imprimir un libro como el “Kebra Nagast”, que apoya la continuidad y afinidad entre judíos, cristianos, musulmanes, hasta los “negros” de Abisinia (Etiopía), y en particular afirma que todos somos un solo y único pueblo, dirigido por un solo y único Dios.
Por estas razones el antiguo y sagrado texto etiope ‘Kebra Nagast’, la ‘Biblia secreta del Rastafari’, tuvo que esperar hasta el 2010 para ser finalmente traducido también en castellano.

“Anunciadlo a las naciones, pregonadlo, alzad la bandera,
no lo calléis, decid: “Babilonia ha sido conquistada””
(Jeremías 50,2)

*Lorenzo Mazzoni es licenciado en la Universidad de Humanidades de Florencia (Italia). En 2008 ha escrito el libro “Rasta Marley – Las raíces del Reggae”, publicado por la editorial ‘Stampalternativa/NuoviEquilibri’ (Viterbo, 2009), y en 2010 ha finalmente traducido el Kebra Nagast también al castellano, publicado por la editorial “Corona Borealis” (Málaga, Junio 2010). Actualmente está ya en proceso de publicación su próximo libro (siempre basado sobre la historia de Etiopía), que saldrá a la venta en Febrero del 2011. Estuvo viviendo un tiempo en Jamaica y ha viajado por el norte de África; posteriormente se ha trasladado a España y en 2005 ha creado una asociación cultural Rastafari con sede en Barcelona.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: